domingo, 4 de julio de 2010

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la Tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Asistimos en este versículo a la creación del hombre sin más detalles que la voluntad de dios. Crea al hombre por que sí, por que le da la gana, ¿Sin explicar cómo, ni para qué?. Desde el punto de vista de los creyentes quizá sea mejor así, ya hemos comprobado que cada vez que el dios creador aporta detalles comprobables, son falsos. El dios infinitamente sabio miente una y otra vez, mejor dicho, le hacen mentir.

Génesis 1:27
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Parece increíble que Dios nos creara a su imagen y semejanza, de ser cierto debimos salirle bastante mal al buen Dios, si nos hubiera creado a su imagen y semejanza debe haber hecho una copia bastante mala de si mismo, realmente la especie humana no es un echado de virtudes como dicen que es Dios.

Aunque yo me inclino mas a pensar que fe el hombre quien creó a Dios, lo creó en su fantasía, y a pesar de querer adornarlo con todas las virtudes humanas, la realidad es que el dios creador no es más que una copia de nuestros defectos. El dios creador no es más que la expresión del castigo, de la enfermedad, del dolor, de las plagas y de la muerte.

Génesis 1:28
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
Por mas que se empeñen en negarlo el dios que imaginan es humano, poco importa que haya creado también al resto de las criaturas, eso no tiene importancia cuando autoriza a los hombres para que dominen a todos los demás seres creados por él, sean de la clase que sean, tanto seres inanimados, como animales y plantas. Un dios realmente humano.

Génesis 1:29
Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.
Génesis 1:30
Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.
Génesis 1:31
Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
¿Era bueno para quién, para el hombre? ¿Para el resto de las especies? ¿Para quién era bueno? Poca vista debía tener el buen dios para ver que todo lo que había hecho era bueno. No se explica como algo tan bueno pudo evolucionar de una forma tan rápida hacia el mal, y rebelarse a su creador de una forma tan definitiva como veremos en los siguientes capítulos del Génesis. ¿Podía ver como bueno algo que ya debería saber que iba a tener que castigar de forma tan inmediata como lo hizo? ¿Por cierto, ese "ver" del que habla la Biblia se refiere a ver con sus propios ojos? ¿O sólo eran sensaciones que percibía su santo espíritu?

3 comentarios:

MANUEL dijo...

Datos falsos??? Consejo: Si no entendes lo que lees no hables.
Dios nos hiso semejantes, no iguales. El no iso dioses perfectos como el.
Semejantes en parte en el sentido de que mosotros tenemos emociones asi como el. Preguntas?

Jhon fredy dijo...

La creación de Dios de humanos a su imagen y semejanza, registrada en Génesis 1:26-27 no se refiere a verse como Dios sino a actuar como El, esta conectada con el dominio que Dios le dio a los humanos sobre la tierra. En un sentido, actuamos por Dios sobre la tierra cuando ejercemos dominio responsable sobre la creación. “El contexto sugiere que la humanidad es la imagen de Dios en el dominio que ejerce sobre el resto de la creación
Adán tuvo la capacidad de tomar decisiones libremente Y aunque le fue dada una naturaleza justa, Adán tomo una mala decisión al rebelarse en contra de su Creador. Al hacerlo, Adán dañó la imagen de Dios de su interior, y pasó esa semejanza dañada a todos sus descendientes, incluyéndonos a nosotros (Romanos 5:12). Hoy, todavía llevamos esa semejanza de Dios (Santiago 3:9), pero también llevamos las cicatrices del pecado, y mostramos los efectos mental, moral, social y físicamente.
La buena noticia es que cuando recibimos a Cristo como nuestro salvador el restaura nuestra imagen y semejanza con Dios.
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." 2 CORINTIOS 5:17

Marco Antonio dijo...

En serio creen todo eso?

Bueno, alla ustedes.

Saludos